Clases de Tango en Lima Perú - Bailarines Profesionales, shows y clases - tangoterapia "Tango, Salud y Belleza" por Gardenia Silveira y Angel Vereau

La Vestimenta

Hassta inicio de los setenta aquellos que frecuentaban las milongas, más allá de todo lo que éstas encierran, entre otras cosas, han tenido como marca de ser tangueros: LA VESTIMENTA.-

AngelyGardenia-clases-Tango-Argentino

Según las décadas, mujeres y hombres usaron la moda tango en: sacos, pantalones, corbatas, sombreros, polleras, vestidos, calzados, y sus “brillos” (aros, pulseras, collares, anillos, colgantes, relojes, gemelos, trabas-corbatas, etc.), En algunos bailes solo se podía ingresar vistiendo saco y corbata (ej.: Una época del Social Rivadavia de Flores, la camisa debía ser solo de color blanco). Más allá de todo esto había un punto de coincidencia que era la pulcritud; es decir con un esmerado adorno de su persona en toda sus ropas, limpios, perfumados, zapatos lustrados, etc., y esto daba una elegancia y presencia acorde al lugar milonguero elegido.- Pero aparecieron los cambios: a mediados de los cincuenta, cuando a Bs.As., llegó el rock and roll (Explosión musical: ágil, rebelde y descontraída-libre de todo pudor-), imponiendo la moda de su ritmo en gran parte del mundo; sumados luego los hippies (del hindú jipi, término anglosajón), un movimiento juvenil, contracultural de los sesenta, nacido en EE.UU que impulsaba la anarquía no violenta, escuchando la guitarra eléctrica de Jimi Hendrix y otras cosas…, y si agregamos que los jóvenes rockeros argentinos de esa época, instalaron sus premisas en conceptos éticos y estéticos opuestos a todo lo conocido, cantando en castellano emociones y vivencias de quienes no estaban en línea con lo marcado por aquella sociedad de entonces, vemos luego como reflejo de la Beatlemanía la aparición de los pelos largos, ropas desalineadas y otras tendencias en el vestir y el calzado, marcando cambios notables en la imagen personal de los habitantes de Bs.As.- En las milongas de Hoy por varios motivos (unos para disimular las salidas, otros por falta de “monedas” y algunos veteranos creyendo ser “jóvenes rebeldes” aunque no puedan ocultar la “pelada” o la nieve de los años, sus chocheras, sus molestias del reuma, etc., etc) hacen con su vestimenta que aquel “Elegante Sport” exhibido en avisos milongueros, no condice para nada con muchos bailarines (mujeres y hombres) que lo han cambiado; luciendo todo tipo de jean, remeras, chombas, zapatos de calle y/o zapatillas con suelas de goma, etc.- Comento que: una ropa y un calzado inadecuado para bailar tangos dificulta los: giros, ganchos y el caminar, haciendo bajar el nivel de “baile” de los participantes.- Agrava esta baja el hecho que las mayorías de las milongas tengan Enseñantes (Aunque algunos se hacen llamar “Profesor/ra”) con un costo que incluye la clase y la posterior milonga.- Por eso vemos a quienes ya saben bailar, obstaculizados en su giro contra las agujas del reloj con parejas que vienen de contramano y/o demoradas en la pista en la resolución (Con sus dudas lógicas) de los pasos que aprendieron diez minutos antes.- Como todos tenemos el derecho a bailar y como el tango es improvisación pura, dentro de esa dificultad se ha creado la destreza en el “esquive” para sortear el tapón de los primerizos.- (ver: Datos para Bailarines Primerizos-próximo número).- Los buenos bailarines “milongueros” saben donde quedan (pocos, pero muy buenos) lugares que son de exquisito bailar y vestir, debido a organizadores que “marcaron la cancha”, presentando un salón limpio en pisos y mesas, con esmerada atención, brindando buen servicio, transformando en amigos a los concurrentes, que se sienten como en su casa disfrutando entre ellos una comida, con buena música y bailando.- Tenemos milongas que NO dejan entrar Solos, son exclusivamente “Para Parejas”, y otros bailes para “Solas/Solos y Parejas” (Aquí las parejas que concurren son pocas, ya que en esos bailables hay un movimiento especial que no están en las expectativas de los que van acompañados).- Todos estos lugares son tangueros, difunden de una u otra manera nuestra música y su baile, aceptando la vestimenta (pulcra o no) de quién paga la entrada.- Las que más padecen estas “diferencias” que tienen las distintas milongas, son las mujeres que aún con una vestimenta sencilla mantienen la pulcritud de su ropa y su cuerpo.-

Con un abrazo milonguero los saluda Alcides Ferrari.-

Posted on: 3 junio 2014, by :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.